Office de tourisme de Labenne
Get Adobe Flash player

Historia

Labenne, estación balnearia de la Costa landesa se desarrolló durante el siglo XIX gracias a la desecación de las marismas  (iniciada por Napoleón III) y  la explotación de los bosques de pinos.

El origen del nombre Labenne proviene de la palabra occitana “la Pena” que significa “la altura”. Existe en efecto un barrio que se llama La montaña.

Carte postale ancienne représentant une usine à Labenne, dans les Landes. Au xxème siècle, la commune de Labenne fait le choix de l'industrialisation en construisant une usine de distillation de produits résineux.

En la Edad Media, Labenne  y Capbreton formaban una misma parroquia. Los dos municipios se  quedaron unidos hasta el final del siglo XVIII, en la Baronía real de Labenne-Capbreton.
Los fueros de esa baronía eran particularmente liberales: libertad de pescar, cazar, poseer su propia casa o labrar su propio campo.


Antes de la revolución, Labenne era un pueblo de pastoreo y agricultura: cultivo del maíz, del centeno, del mijo y un poco de viñedo. En cada familia se criaban ovejas, una vaca y el tradicional cerdo.
   

Carte postale ancienne représentant le Boudigau, cours d'eau qui passe à Labenne. Aujourd'hui, une piste cyclable longe ce canal et mène à Ondres ou Capbreton.

La familia Napoleón dejó muchísimas huellas en Labenne. El 14 de Abril de 1808, Napoleón se para delante de la marisma y promete hacer de ella una tierra cultivable. Crea la propiedad de Labenne y empieza la desecación de la marisma. Su hijo, el Conde Walevsky instala bombas para aspirar el agua. Crea carreteras, canales y fincas explotadas en aparcería. Es el principio de la explotación agrícola. A la muerte de Napoleón III, la propiedad se privatiza. El mantenimiento y los gastos del bombeo son muy caros. El cultivo del maíz ya no es rentable y fue abandonado en 1984.

Carte postale ancienne représentant le bourg de Labenne, avec l'église et la mairie.

En 1989, la propiedad de Orx fue comprada por el Conservatorio del litoral y transformada, un año después, en Reserva Natural. La naturaleza ha vuelto a sus orígenes y la marisma se ha convertido en una maravillosa etapa para las aves migratorias.   

En el siglo XX, la separación entre Labenne y Capbreton es definitiva. Después de un largo pleito, Labenne pierde 400 hectáreas de bosques. El municipio, cuyas actividades son tradicionalmente agrícolas y silvícolas, decide industrializarse con la construcción de una fábrica de destilación de productos derivados de la resina.

Al mismo momento, el turismo se desarolla en la costa Landesa (costa de plata). Jules Bouville, alcalde de Labenne, emprende la creación de una cuidad costera bautizada "Labenne-Océan". Muy rapidamente, llegaron numerosos turistas y influyeron de manera positiva sobre el desarrollo de la ciudad. La construcción del Instituto Helio Marin, lugar de cura para las affecciones de huesos crónicas "que necessitan el sol y un clima marino", contribuyó tambien al desarrollo. 

Pagina siguiente : Patrimonio